Casas en venta en José Ignacio frente al mar

¿Quieres vivir frente al mar o incluso casi sobre el agua? ¿Quieres invertir en una propiedad en  José Ignacio, el pueblo costero donde hay casas en venta de ensueño frente al mar?

Las Navidades de 2012, Ingo Schirrmann, un productor de televisión de Alemania, cambió su destino de invierno en los Alpes Franceses por unas vacaciones veraniegas en Punta del Este, y esa decisión transformó su estilo de vida. Se compró un terreno cerca del océano y construyó allí una casa modernista, diseñada por el aclamado arquitecto local Martín Gómez. El Sr. Schirrmann, que entonces residía en Hamburgo, tenía la intención de utilizar la casa durante el verano del hemisferio sur, pero cuando empezó a pasar tiempo en José Ignacio, quedó prendado de la paz del lugar. Finalmente la pandemia cimentó su decisión de convertir esa en su residencia principal.

José Ignacio es, efectivamente, un pequeño pueblo de menos de un kilómetro cuadrado. También resulta ser el rincón más cosmopolita de Uruguay. En los últimos años, este enclave pesquero antes desconocido se ha convertido en un imán para los trotamundos adinerados con gusto por la rusticidad. Al igual que el Sr. Schirrmann, los europeos y estadounidenses que viajan a la costa uruguaya durante las vacaciones acaban invirtiendo en propiedades en José Ignacio, uniéndose a un grupo cada vez mayor de residentes de Sudamérica.

En José Ignacio hay vastas playas, cielos abiertos, el famoso restaurante La Huella, que deleita a los clientes con su marisco a la parrilla y su decoración de madera curtida, y lo más importante de todo: queda lejos del estrés de la vida moderna. Pero, para quienes necesitan la vida urbana, tienen cerca Punta del Este, un centro turístico más grande, elegante y con todo tipo de servicios.

Un país estable para los inversores extranjeros

Uruguay ofrece estabilidad y beneficios fiscales para los inversores extranjeros. Por ello, el mercado inmobiliario está en plena ebullición, sobre todo en lo que respecta a las residencias de lujo con vistas inspiradoras. Entre las casas en venta que destacan está The Colette. Diseñado por Federico Álvarez Castillo, se trata de un complejo de 42 unidades, donde una de tres dormitorios de aproximadamente 150 metros cuadrados sale 1,3 millones de dólares. 

El Sr. Álvarez Castillo utilizó materiales de alta calidad, como mármol italiano, accesorios alemanes y madera de lapacho brasileña, pero fue muy comedido a la hora de planificar los servicios del edificio donde hay poco más que una piscina exterior y un pequeño gimnasio. Su idea era mantener los gastos en menos de 2.000 dólares al mes por unidad.

A diferencia de Punta del Este, donde la línea del horizonte es cada vez más alta (el nuevo Fendi Château Residences, un complejo de cuatro edificios, alcanza los 27 pisos), José Ignacio y sus alrededores tienen estrictos códigos de construcción destinados a preservar el medio ambiente y la identidad rural de la zona (los edificios no pueden superar los 6 metros). 

Las parcelas junto al agua, que cada vez son más escasas, pueden costar 150 dólares el metro cuadrado, mucho más que parcelas similares en zonas costeras de Uruguay que están menos de moda. Una casa construida por un arquitecto local de renombre cuesta a partir de 200 dólares el metro cuadrado. El Sr. Gómez ha terminado recientemente una residencia de 1.000 metros cuadrados construida justo en las dunas de Playa Mansa, conocida por sus espectaculares puestas de sol. Incluyendo el terreno, costó unos 4 millones de dólares.

Todavía hay algunas oportunidades de casas a la venta en José Ignacio. En La Juanita, un barrio agreste y de lento desarrollo situado a un kilómetro y medio al oeste del pueblo, las parcelas situadas muy cerca de la playa cuestan entre 300 y 400 dólares el metro cuadrado.

Pero muchos compradores, sobre todo los extranjeros, quizás prefieran comprar algo ya construido y con la logística del mantenimiento incluida. Costa Garzón ofrece tanto casas diseñadas a medida como servicios de tipo condominio (limpieza, jardinería y otros). Concebido por Alejandro Bulgheroni, un magnate argentino de la energía que posee un campo de golf de campeonato y una bodega galardonada, Costa Garzón está llamado a ser el proyecto más exclusivo de la zona, sino de todo el país.

Ubicado en la Playa Brava de José Ignacio y a sólo cinco minutos en coche del centro del pueblo, esta colección de parcelas junto al mar -que van desde los 1100 a los 1500 metros cuadrados y cuyo precio comienza en 1,7 millones de dólares- viene acompañada de una serie de extras, como la pertenencia al Club de Golf Garzón Tajamares y al club de vinos Bodega Garzón (donde los socios pueden crear sus propios vinos utilizando varietales de cualquiera de los viñedos del Sr. Bulgheroni en Uruguay, California, Italia, Francia y Australia). Para construir sus casas, los compradores pueden contratar al equipo de Costa Garzón o traer a su propio arquitecto, siempre y cuando el diseño se adhiera a ciertas pautas estéticas.

Aunque el Sr. Bulgheroni se dirige inequívocamente a la jet set, es consciente de la importancia de respetar el estilo agreste y bucólico de la zona.
Si estás buscando paz y elegancia cerca del mar, las casas en venta en José Ignacio son tu lugar ideal. 

Comparar listados

Comparar